¡Lo más vendido!

Categorías

Fabricantes

Novedades

El árbol urbano, visto por Mery

El árbol urbano, visto por Mery


Mery estos días ha estado muy preocupada por transmitirnos la importancia del árbol en la ciudad, pues llevamos varias semanas con una obra en la jardinera, donde esta el NARANJO de Mery y esta muy inquieta, apenas habla y lo dice todo al mirarme con sus grandes ojos azules. Si Mery, hoy vamos a hablar de los árboles.

 

El árbol urbano cumple unas funciones estéticas, sociales y psicológicas. Ayudan a crear un ambiente más confortable para el peatón, creando referencias visuales y permitiendo una mejor orientación, al romper la monotonía de las edificaciones. El arbolado es además un indicador estacional, con sus cambios de color, olor, sonido….

Induciendo al ciudadano a recordar los distintos ciclos naturales proporcionan sensaciones de confort, eliminando la tensión nerviosa o emocional, mejorando la salud psíquica.

En la ciudad los árboles son la estancia de la actividad de un sinnúmero de aves, insectos y pequeños animales necesarios para el buen funcionamiento del pequeño ecosistema establecido. Mejoran el microclima urbano, impidiendo que los rayos solares en los días de calor incidan en los materiales de fachadas y pavimentos por lo que disminuye el calentamiento, sino que además enfrían y humedecen el aire debido al consumo del calor ambiental y emisión de vapor de agua que tiene lugar durante la fotosíntesis.

Mejoran la calidad del aire eliminando los contaminantes en suspensión, esto lo realizan a través de su follaje que permite un filtrado de polvo, el cual es arrastrado luego al suelo por las lluvias. Funcionan como pantallas sonoras reduciendo la contaminación acústica , al reflejar parte de los ruidos de la circulación.

Beneficios económicos pues actúan de reclamo patrimonial. Los árboles sanos son los que incrementan su valor con el paso del tiempo, pudiendo llegar a ser elementos singulares, insustituibles que forman parte del legado que se transmite de generación en generación. Esto hace que se incrementen los visitantes a la ciudad para visitar sus ejemplares arbóreos. Las ciudades con un patrimonio arbóreo son mas atractivas y mejor valoradas.